Centro de espiritualidad

La sentada

La meditación sentada es un medio de interiorizar y cuidar de uno mismo... Siéntate, siéntete, respira… Intentamos permanecer quietos y sosegados a pesar de las tormentas que puedan aflorar en nosotros. Deja que tus miedos, rencores, deseos se disuelvan lentamente y que no te importe si persisten ahí. Pon disciplina, empeño pero en paz, como el agua, sin "empeño". Busca más adentro la paz y el silencio

Trabajo contemplativo

Una hora diaria, practicando la plena conciencia durante el trabajo encomendado, conscientes de nuestra respiración. Tomando parte en el cuidado y los bienes de la comunidad. Esta actividad nos une a la vida diaria, entrenándonos para seguir cuando volvamos a casa.

Acompañamiento

Entrevista personal desde el punto de vista de la salud integral, orientando a liberar todo lo que bloquea en el ámbito físico, psíquico, emocional y espiritual.


Dinámica

Paseo contemplativo

Uno de los ejercicios que practicamos es caminar que lo hacemos en la sala de contemplación y también al aire libre, intentando coordinar el paso con la respiración, haciéndonos uno con el paso. El sentido de los claustros en los monasterios es éste, un lugar para andar, no para llegar a otro lugar, sino para el andar mismo.

Celebraciones litúrgicas

Viviéndolas como momentos de compartir en comunidad y celebrar la fe y la vida.

Actividades:

Consultar el programa

Actividades 2018-2019

Uso de Cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Cerrar